Friday, October 4, 2013

Croissants con massa de hojaldre

Una fiesta de cumpleaños, una fiesta de bienvenida, una ocasión especial, un mero antojo de dulces, una pasión. Hay muchos motivos por los que cocinar y cada persona tiene una razón distinta y le pone mayor o menor afecto. Muchas han sido las veces que he hecho croissants pero todas esas veces tenían una razón positiva. Esta última vez, domingo pasado, fue por un motivo distinto: una 'fiesta' de despedida. Y es que no todas las despedidas tienen por que ser tristes, hay veces en que una despedida es un signo positivo de dejar atrás algo que nunca funcionó y de empezar algo nuevo que quizás (quién sabe) te hará más feliz. Pero seamos realistas, hay veces en que esas despedidas no son tristes pero van de la mano de la palabra 'melancolía'. Gente que conoces en un nuevo país, con la que trabajas, compartes experiencias, risas, enfados, días raros, días felices... y de repente, se van. Dejan atrás un país para volver al país materno y seguir con la vida que tenían. Y te alegras por esas personas porque eso es lo que ellos quieren pero una siempre se cuestiona '¿Volveremos a vernos?¿Volveremos a hablar?¿Será esto un 'hasta siempre'?' Bien, nunca se sabe, lo dejaremos en interrogatorio. Hasta siempre Josephine, Filipinas te espera!

'Bring sweets, Miriam! I've tasted the Oreo cake you made and it was amazing, I want more.' Eso fue lo que me dijo así que como era su día decidí llevar 'sweets' y como la verdad, no tenía mucho tiempo, pensé en algo muy bueno y rápido: croissants con masa de hojaldre.


Ingredientes

- Masa de hojaldre (375gr. aprox)
- Azúcar blanco o moreno
- Nutella, mermelada, queso o lo que os apetezca
- Mantequilla o un huevo batido para darle brillo

Elaboración

Precalentamos el horno a 180º de arriba y de abajo.Abrimos y la masa de hojaldre, vertemos un poco de azúcar en ella, la cortamos por la mitad y luego la cortamos haciendo triángulos. Añadimos una bolita de Nutella (u otro ingrediente) a la masa y enrollamos por la parte donde el triángulo tiene dos ángulos hasta que la parte con un ángulo quede encima. Se puede hacer un pequeño corte entre medio de los dos ángulos y luego enrollar, yo no lo hago, no le veo ningún motivo importante (yo al principio lo hacía, luego...paré!).

 

 








Una vez enrollados, nos aseguramos de que la punta del triángulo (con el ángulo visible) quede abajo, porque a veces si lo dejamos arriba se abren. Con el croissant hacemos una C, es decir, moldeamos un poco la masa para que el croissant tenga cuernos.











Finalmente, batimos un huevo (o mantequilla) y con la ayuda de un pincel, lo pincelamos para que así nos queden unos croissants brillantes.

Si queréis, le podéis añadir un poco de azúcar moreno por encima.

Ponemos los croissants al horno durante 10-15 minutos. Hasta que queden hecho por fuera, pero no my dorados, y por dentro tienen que quedar semi-hechos. Los dejamos reposar y cuando ya no aguantéis más, os los COMÉIS TODOOOOOS! 


























Et voilà, así de fácil es hacer croissants. El siguiente reto, haré yo la masa de hojaldre :D.

Espero volver pronto por aquí. 

Un beso fuerte y recordad que, las despedidas no tienen porque ser tristes.


- Let me think about food -